Caminata. Pero el viajero no es solo. Es mar de vidas siguiendo el jardín de concreto de los caminos que se bifurcan, que escapan en espacios ajenos e íntimamente complementarios, pues uno no es sin las demás posibilidades que nacen de sí propio. León, Guanajuato.