Héroe. La prisión se desvanece, siempre se desvanece, quizá demasiado tarde, cuando el viajero no es más que un recuerdo de sí mismo, una estatua sin carne ni sangre ni saliva ni cuerpo. El viajero como emblema del siguiente paso a dar. Tijuana, Baja California Norte.