Música Gourmet – Orines de Puerco

BASURA – ORINES DE PUERCO (INDEPENDIENTE)

Por José Antonio “H” Martínez

 

Hace ya varios años, Hugo García Michel publicó en la revista La Mosca una lista con los peores nombres de la historia del rock, y entre ellos aparecía el de Los Orines de Puerco. El nombre es realmente grotesco pero esa era la idea. Aunque ser parte de la lista pudiera resultar ofensivo para muchas agrupaciones, no lo fue para la banda originaria de Metepec, Estado de México. Por el contrario, están más que orgullosos de la calificación.

Los Orines de Puerco tienen una historia de más de dos décadas, durante las que se han encargado de hacer del punk no sólo su estilo musical, sino también su forma de vida. A esta agrupación la conocí hace bastantes años, cuando la búsqueda de artesanías de barro, distintas a lo que tradicionalmente se vende, me llevó hasta el taller de Raúl Rock.

Aunque pareciera que estoy desvariando y escribiendo incongruencias, no es así. La banda metepequense de punk se dedica también a la alfarería. Sus integrantes son alfareros por tradición y convicción, lo que los lleva a entender a la perfección el postulado zapatista (y lo digo sin afanes panfletarios) “la tierra es de quien la trabaja”.

 

Orines de puerco. Foto Facebook

 

Después de este grato encuentro empecé a frecuentar los talleres de Raúl y de Miguel Ángel González “El Boti”. Fue ahí que me encontré con una comunidad bastante amplia de agrupaciones y colectivos punketos que se extendía hasta la zona otomí de Toluca o bien a la muy famosa Santa Ana Tlapaltitlán.

Descarados, irreverentes y muy leñas; ávidos lectores de Kerouac y de un buen número de anarquistas como Bakunin y Kropotkin, Los Orines de Puerco son de gran importancia para la escena musical mexiquense e incluso han trascendido las fronteras. Han creado un amplio nexo con la escena punk española en una suerte de intercambio que ha traído a gente como Los Muertos de Cristo, Los Electroduendes o Dakidarría, sólo por mencionar algunos.

La alineación del grupo ha cambiado a través de los años. Originalmente estaba conformada por “El Gorras”, “Raúl Rock” y “El Boti”, y actualmente cuenta entre sus filas con “El Zeppelin”, “Layo”, “El Dylan” y el propio “Boti”.

En lo que a discografía se refiere, los Orines -como se les conoce entre la broza- sólo tienen dos producciones: un casete titulado Vota por nosotros y Basura, que es el CD del que hablaremos en esta ocasión.

Reseñar un disco de punk, de un grupo tan sui generis, implica quitarse de encima la seriedad, los buenos modales y la solemnidad. Se tiene que hablar crudo y directo, como los 12 cortes del fonograma de los de Metepunk.

“Sangre, miseria y exterminio” es la rola que abre el fonograma. Punk sin adornos, simple, directo y sin tapujos; guitarras muy agudas, un bajo muy simple y los golpes de una batería desenfrenada musicalizan lo que, más que una letra, parece un manifiesto contra la opresión del pueblo palestino y los afanes “imperialistas” del gobierno gringo. Es una buena entrada.

En segundo lugar se encuentra “Da igual”, corte un tanto más rítmico, muy en el estilo del punk rock de bandas como Los Ramones y con una letra que fija la postura (bastante radical, por cierto) del grupo ante los cuerpos policiacos.

“La rebelión de los malditos” -ahora sabemos de dónde sacó Lianne Kross el título de su libro- habla de anarco-comunismo. Trasciende el “obreros del mundo uníos” para gritar, parias, discriminados, rechazados y jodidos únanse. En lo que a la música respecta, la introducción me recordó sobremanera a Lemmy y su Cabeza de Motor, aunque después de unos acordes, el tuca tuca de una batería tocada sin pudor alguno y una guitarra harto distorsionada que lleva inevitablemente al headbang y al slam.

“Solidaridad” aparece en una suerte de tributo, homenaje o simplemente cover de Angelic Upstarts, banda inglesa de punk-rock.

Enseguida podemos escuchar “Mira hacia abajo”. Bastante ruda y agreste, la rola apunta con el dedo hacia “los poderosos”, los -como diría Marcos- señores del dinero, y les advierte sobre el estallido social que se viene y que en nuestros días es más factible y tangible.

“Los dientes del dragón” denuncia las atrocidades de la guerra en Medio Oriente y sus actores. Es bastante hard core, tanto en las palabras como en lo musical. La rola tiene mucho el estilo de Burroughs y el almuerzo desnudo.

“Las muertas”, además de ser un problema de violencia de género que sigue sin resolverse y que va en aumento, es también el tema número siete de Basura. A pesar de ser algo de lo que mucho se ha hablado y denunciado, la rola no cae en lugares comunes. La música, como en la mayor parte de los tracks del material, es frenética y bastante dura; las guitarras son sucias y la batería es bastante escandalosa.

“¿Y ahora qué?” es una rola más personal, es la queja de lo que se vive, se carece y se sufre. Es desgano y desencanto por la vida, todo con música (ruido) de fondo.

“Odio y venganza” reprocha al “mal gobierno” por las políticas que sólo han dado al traste con la cultura e identidad del pueblo mexicano. Pudiera parecer un discurso panfletario pero no es así, se trata más de la protesta de alguien que tiene algo que decir.

“Ratas de carnaval” y “Siempre manipulando” versan sobre los medios de información -no de comunicación- que no aportan más que enajenación y alienación, que, dicen los Orines, se aprovechan del morbo de una masa fácilmente manipulable.

El bonus track, que no aparece listado, esTodos son basura”, un excelente tratado sobre los partidos políticos y sus afanes de llegar al poder, a costa de falsas promesas. La letra dice:

Todos lo partidos tratan de llegar,

conquistar el trono pa’ poder chingar,

todos lo partidos tratan de llegar,

conquistar el trono pa’ poder chingar.

Todos son basura, todos son basura

todos son basura, basura, basura.

Todo lo anterior es Basura, la segunda producción discográfica de Los Orines de Puerco, un grupo de punk que con rolas como “Corrieron a la borrega” y “Las nalgas del pambazo” hacen una crónica de lo que pasa en esos recovecos de la sociedad, los oscuros huecos hacia donde pocos y pocas veces volteamos. Sitios e historias donde personajes como “La borrega” -actualmente un indigente de las calles de Toluca y “El pambazo” (q.e.p.d.), así como los abusos de los que somos objeto, nutren la lírica y la música no sólo del combo del que hoy hablamos, sino de muchos otros de la escena punketa de las tierras mexiquenses como REIN, Nü Boxte o S.C.H. (Sin Conciencia Humana) por mencionar algunos.

 

 

 

 

>José Antonio “H” Martínez ha sido locutor, productor y guionista de diversos espacios radiofónicos como Radio Mexiquense, MD Radio y Grita Radio. Además es conductor del programa de Televisión Mexiquense “El personaje del barrio”. Músico desde hace 20 años y ha integrado las filas de bandas como “Crímenes Perfectos”, “Góngora”, “San Pascualito Rey”, “La Sabrosa Sabrosura” y “Puerquerama”, combo con el que tiene 12 años de carrera. Colaborador del periódico Milenio Estado de México durante el 2006. Editor y corrector de estilo del diario Alfa.

Autor: administrador

Comparte esta publicación en