La renuncia. Pero al fina del viaje, sólo queda el hombre frente al sol que muere, frente al mar oscuro de sus semejantes: el verdadero ángel caído es el hombre de frente a su tragedia: la soledad compartida. Avenida Reforma, Ciudad de México.