Navegación. Alzar los mástiles, desplegar las velas y acompañar al ángel agónico hasta su última morada para volverla el primer hogar, el más antiguo vientre del espacio en el que los ángeles dejan pelar sus huesos al sol.