Glóbulo solar. Y, sin embargo, los caminos por donde habríamos de errar, son las esculturas prosaicas de un planeta que se vende y revende hasta volverse de asfalto y caucho, de hojalata y sueños inalcanzables. Avenida Popocatépetl, Ciudad de México.