Exorcismo. El hombre, ya sin la protección del patrón de la guarda, se consume en sus adentros para volar como un paréntesis de humos y esferas desgastadas, para elevarse con el ángel perverso que lo ha abandonado. Callejón General Anaya, Ciudad de México.