La caída. El ángel, pues, se arranca de tórax y carnes para fundirse en el polvo de la noche que grita en silencio tras la borrachera de los ciegos y los mudos. San Luis Potosí Capital.