Caída. El ángel moribundo mira hacia el mar azul del cielo. Hacia sus espumas de nube se dejar ir para ahogarse en su propio infinito miedo, anclado en el último momento de lucidez a las cosas insignificantes del mundo. Calle de Uruguay, Centro Histórico, Ciudad de México.