El árbol de la vida. El árbol muerto es un juguete, su sentido es de madera, juguete, reto, tiovivo donde la carne es el corcel y la noche las luces que deslumbran y, al mostrar el camino, ocultan el rumbo en el centro de un círculo vicioso. Oaxaca Capital.