Pareja celular. Miradas en ángulo perpendicular. Una mirada, la virtual, es el momento en sí, no es registro sino confirmación del aquí. La otra mirada, la real, es sospecha, miedo detrás del miedo, un atisbo sesgado de reprobación. Al final ambas serán puro olvido. Oaxaca Capital.