Extremos. En el obligo ensangrentado de la ciudad de las sangres, la modernidad se vuelve vejestorio superviviente, y el tocado, de vestigio sin sentido, cae en la representación de un sueño de que nunca despertaremos. Ciudad de México.