Silla de matamoscas. Distancias de tacto, estaturas distintas, búsqueda de puertas que maten la sed y el abandono a cambio de un ciclo comercia. El arte es una forma de mendigar. Los matamoscas nos aplastan. Oaxaca Capital.